Aya Huma, el Espíritu que guía

Por Daniela Marques @ecuadorpormislentes

“Cuando los colonizadores europeos llegaron acá, a las tierras americanas, empiezan a tachar elementos, personajes y sitios de gran valor para nuestros ancestros, como prohibidos, diabólicos, paganos. El Aya Huma entra en uno de esos íconos de personajes que fue tachado como demonio, de ahí viene la manifestación errónea para este personaje, como Diablo Huma”, nos cuenta Juan Carlos, CEO de Aya Huma Free Walking.

En los días actuales lo encontramos en cada una de las comparsas festivas de los pueblos indígenas. Considerado el personaje principal del Inti Raymi, la celebración andina más importante, que se efectúa en el solsticio de verano, el 21 de junio, en Cayambe, Tabacundo y toda la provincia de Imbabura. Es el que pone la fuerza del baile, el que guía a todos los danzantes a mantenerse activos y organizados.

Fotografía, archivo SomosEC

Aya Huma significa “La cabeza guía”, aunque en algunos sectores del país es conocido como el Diablo Huma. Cuenta la leyenda en el norte del país, que había un señor viudo, que vivía completamente solo y triste, pero en cada festejo del Inti Raymi, salía a festejar, bailar y permitía que todos entren a su hogar. Una noche, al final de la fiesta, cuando ya se retiraba a dormir, escuchó una música que venía de la parte de atrás de su casa. Al mirar, pudo observar seres de más de dos metros de altura, con piernas peludas y lo más impactante, tenían dos caras, una para adelante y otra para tras. Al amanecer, tejió con sus manos la máscara que todos conocemos hoy en día. Eso lo hizo recordar la historia que escuchaba de niño contada por sus abuelos sobre los Ayas, seres espirituales que no tenían contacto con el reino del aquí y ahora. Los años pasaron, el señor se fue a vivir junto a la naturaleza y poco a poco ya no se supo nada de él. Así fue como se convirtió en el primer ser humano a entrar en el mundo de los Ayas.

Considerado un ser mitológico, aparece representado en todas las fiestas del Inti Raymi, es el encargado de guiar al grupo durante toda la trayectoria por donde van bailando sus danzas ancestrales. Su vestimenta empieza con una camisa y pantalón blanco sostenido con una faja y cubierto con zamarro (prenda elaborada con diferentes pieles de animales). En la cintura aparecen los colores en la chalina y usa alpargatas. Carga un látigo en sus manos que es el símbolo del poder y autoridad. En algunas ocasiones, el Aya Huma utiliza un instrumento de viento. El principal atuendo es la máscara, con la doble cara y toda su representación en cada color, cada espacio, todo tiene un por qué. Es la historia de una lucha, de un pueblo, de una cultura. Muestra la dualidad del cosmos destacando el bien y el mal, el sol y la luna, lo bueno y lo malo, el día y la noche, el futuro y el presente, el norte y el sur.


Fotografía de Daniela Marques para SomosEC

El Aya Huma es el un personaje místico que alegra y lidera las fiestas, ceremonias y bailes tradicionales de los pueblos kichwas en las diferentes regiones del país.


Síguenos en nuestras redes sociales para más información acerca de Ecuador.

28 vistas0 comentarios