Carlos Castro el artista de la plumilla

El equipo de SomosEC ha tenido el honor de entrevistar al artista ecuatoriano Carlos Castro, más conocido por su seudónimo Cedú, quien utiliza la plumilla como base para sus obras.

Enamorado de la arquitectura del país, Carlos nos cuenta que su trabajo busca plasmar las edificaciones históricas y turísticas del Ecuador, siendo así un producto que atrae a los turistas.

A continuación presentamos la entrevista completa.



¿Cómo nace la inspiración para trabajar con las plumillas?

La inspiración por el dibujo estuvo presente desde temprana edad, a los 12 años, tuve la oportunidad de participar en el Sudamericano de Pintura Infantil en Brasil en el año 1976, donde realicé un primer dibujo a tinta china, impulsado por actividades artísticas dentro del colegio.

Al ingresar a estudiar la carrera Arquitectura en la Universidad Católica Santiago de Guayaquil (U.C.S.G.), la técnica a tinta china fue fortalecida por la enseñanza dentro de las clases de técnicas de expresión y comenzó a quedarse como un proceso de trabajo dentro de los proyectos que se debían presentar en los talleres de diseño.

¿Cuánto tiempo tiene utilizando las plumillas para la realización de sus artes?

Formalmente realicé mi primera exposición de plumillas en el año 1989 en la galería de arte del Filanbanco, fueron 19 dibujos en plumilla denominada “Guayaquil de ensueño”; quiere decir que, en este año 2019 se cumplen 30 años de actividad artística permanente. En el año 1985 realicé los primeros cuadros firmando únicamente con mis nombres y apellidos, para formalizar el proceso de trabajo se diseñó un seudónimo para la exposición del año 1989 que fusiona mis dos nombres Carlos Eduardo, naciendo Cedú.

¿Qué es lo que más le gusta retratar en sus artes? Siendo su profesión la arquitectura ¿cómo la relaciona con su amor por el arte de las plumillas?

Mi trabajo retrata principalmente la arquitectura de Guayaquil y de otras ciudades del Ecuador, trata de recordar o plasmar lugares históricos o turísticos para fácil reconocimiento del ciudadano y que sirva de recuerdo para el turista.

La plumilla es un trabajo muy delicado y de un trazo fino, se presta para la nostalgia y para traer a la mente lugares olvidados por el tiempo.

¿Ha realizado alguna exposición con sus obras?

Desde el año 1989 comencé con mi actividad de trabajo, he realizado un promedio de 50 exposiciones a lo largo del tiempo, entre exposiciones individuales y colectivas, he tenido la oportunidad de compartir escena con destacados pintores locales en las galerías de la ciudad, unas desaparecidas y otras que aún se encuentran fomentando el arte.

Mi última muestra fue en octubre de 2018 en la Galería Esencia Ecuador y para julio 2019 está prevista la próxima muestra en la Facultad de Arquitectura y Diseño de la U.C.S.G.

Mi trabajo como docente me ha permitido también publicar un libro que se titula “Guayaquil: ciudad imaginada, ciudad representada” donde se recopilan dibujos de la ciudad desde 1572 hasta la presente fecha.



¿Qué tipo de plumillas le gusta utilizar en sus diseños?

La plumilla tradicional es la metálica y debidamente bicelada, he utilizado elementos que se ajustan a la forma de la plumilla, tales como bambú y los estilógrafos, cada uno brinda un acabado diferente de acuerdo con la superficie de papel que se trabaje. Es preferible utilizar la plumilla metálica para darle al dibujo lo original y auténtico de la técnica.

¿Cómo hace un turista para conseguir una de sus obras para llevarlas de recuerdo?

A través de la página del Instagram me han contactado para hacer pedidos de cuadros, sea de los motivos que se encuentran en el muro o, en su defecto solicitan una obra por medio de la alguna foto que evoque algún recuerdo o lugar particular.

El contacto lo realizan revisando la página de Instagram: @carloscastromolestina.

¿Cuál de sus obras ha sido la más representativa a la cultura ecuatoriana?

Mis dibujos reflejan la arquitectura tradicional de barrios de diferentes ciudades del Ecuador, especialmente de Las Peñas, donde se refleja el tipo de estilo arquitectónico que existió en la ciudad en un determinado periodo.

Hay dibujos que reflejan edificaciones patrimoniales de la ciudad, donde el turista puede reconocer lugares destacados que pueden ser luego visitados o recordados.

Los dibujos y motivos que más me solicitan los clientes se refieren al Barrio Las Peñas principalmente y sus elementos arquitectónicos, de esta manera sienten que se están llevando un pedazo de las tradiciones de la ciudad y de sus construcciones emblemáticas.

Siendo Miguel Ángel uno de los percusores del arte en plumilla ¿Cómo definiría su trabajo en plumillas y que tanto lo ha influenciado en su arte?

El trabajo de Miguel Ángel está enfocado principalmente hacia el cuerpo humano y sus proporciones, respeto y admiro el detalle pero, en realidad quien fue un referente en mi estilo de dibujo fue José María Roura Oxandaberro, realizó importantes colecciones sobre la arquitectura de Guayaquil, Quito y Galápagos alrededor de 1930 con sus exposiciones. Es un estilo de dibujo de la arquitectura que se registraba en ese momento. Su trabajo es más arquitectónico que figurativo.

En Ecuador, ¿qué tan desarrollado se encuentra el arte con el uso de plumillas?

La técnica de la plumilla es poco aplicada por los artistas en el Ecuador, es un proceso lento, de mucha paciencia y precisión en los trazos. Existen técnicas de expresión con las cuales se pueden lograr efectos con rapidez y poco detalle, por lo que su desarrollo y uso de los pintores es limitado.

Por otra parte, conseguir la variedad de plumillas en el mercado es también limitado, por no ser una técnica altamente utilizada, los insumos de dibujo que llegan son mínimos y uno debe conseguirlos en otros países, sea por viajes o por encargos.

Las escuelas de arte no están incluyendo en sus programas la enseñanza de la plumilla, en la mayoría de los contenidos.

Esto beneficia a los pocos profesionales que trabajamos en la plumilla, debido a que permite dar a conocer nuestro trabajo y nos brinda la oportunidad de ser reconocidos por el uso de esta técnica.

¿Cuál sería espacio emblemático del Ecuador que aun le faltaría realizar el arte en plumillas?

A lo largo de treinta años de estar trabajando en la técnica, he tenido la oportunidad de dibujar diversos escenarios urbanos del Ecuador, es bien cierto que, Guayaquil ha sido la plaza más explotada en la temática y en los lugares de venta.

La arquitectura de Cuenca y de Quito ha sido poco empleada en mis dibujos, hay pocos ejemplos de elementos tradicionales, por lo que sería un gran aporte desarrollar otros trabajos de estos lugares.



192 vistas

©Nosotros SomosEC S.A. marca con derechos reservados 2020

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round