Isla Seymour

Actualizado: ago 11


Caminar por medio de un bosque de palo santo, observando piqueros de patas azules y fragatas en su hábitat natural e iguanas marinas y terrestres; todo en medio de bellos opuntias que dan el color verde a un ambiente rocoso, con una arena anaranjada y un verdadero juego de colores naturales.

Estamos hablando de la Isla Seymour Norte, en el archipiélago de Galápagos, formada por un evento sísmico en el fondo del mar y que llega a alcanzar un máximo de 30 metros de altura. Su nombre tiene origen en un homenaje al noble inglés llamado Lord Hugh Seymour.

Para visitar la isla es necesario ir en barco. Desde la isla Santa Cruz existen tours diarios para conocer este paraíso. En nuestro viaje a la isla Seymour éramos solamente 16 personas en un yate muy cómodo y acompañados durante todo el tour por un guía del Parque Nacional Galápagos. Salimos temprano desde Puerto Ayora y llegamos a la isla cerca de las 11H00.

Escuchamos las recomendaciones del guía, las normas de convivencia en las Islas Galápagos, y empezamos nuestra caminata por el sendero. Nuestra primera parada fue junto a un nido de fragatas, donde fue posible observar la preocupación de la madre en alimentar a su bebé de solamente cinco días de nacida, según nos indicó el guía.

Estábamos todos encantados con el paisaje que teníamos delante de nuestros ojos: el bosque de palo santo que hace una increíble combinación de colores con los famosos cactus de Galápagos, la arena blanca cerca de la playa y anaranjada al ingresar a la Isla, el cielo celeste y el mar azul.

Seguimos caminando y nos encontramos con iguanas terrestres, las iguanas amarillas que estaban comiendo las hojas de las opuntias y que parecían posar para las fotos. Según algunos comentarios, encontrar las iguanas terrestres no es tan fácil, necesita un poco de suerte, pero la tuvimos y fue posible registrar excelentes momentos.

Siempre respetando el límite de distancia, entre los animales y sin salir de los senderos, también encontramos un nido de piquero de patas azules, lagartijas de lava y, finalmente, llegamos al final de los dos kilómetros de sendero, pero el paisaje no dejaba de sorprender. Salimos de una vegetación seca de un bosque de palo santo a



encontramos con un mar maravillosamente azul que, unido al cielo celeste, forman un paisaje perfecto.






Todo es tan perfecto que no hay una sola falla, todo combina. Todo tiene su lugar y enamora.

Precio del tour, desde la isla Santa Cruz, varía entre $190 hasta $240.

Salidas diarias a las 07H00 y retorno a las 17H00

6 vistas

©Nosotros SomosEC S.A. marca con derechos reservados 2020

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round