¿La desaparición de lo sublime?

Actualizado: ago 11

Por: Cristiane Guerrero Marques das Neves


Ecuador es considerado el país más biodiverso del mundo si tenemos en cuenta su reducido territorio. De este modo es el destino turístico para muchos extranjeros de todas partes del planeta. Daniela Marques das Neves – fotógrafa brasileña – que reside aquí más de 10 años, se ha enamorado completamente del país y tiene como misión personal promover al Ecuador a través de su página de Instagram. Por ello ha formado una comunidad fotográfica llamada Instaguayaquil que fomenta el turismo y la cultura a través de redes sociales. Ha realizado exposiciones fotográficas en conjunto con la comunidad Instaguayaquil y también sola en diferentes museos como el MAAC, el Museo Luis Noboa, el Nahím Isaías e incluso lugares privados como Pop up. Sus eventos se caracterizan por ser siempre abiertos al público y sin costo alguno para los visitantes. La exposición no tenía un grupo específico al cual alcanzar, sin embargo, atrae más a personas interesadas en el turismo ecuatoriano y en la naturaleza. Debido a su modalidad, no se puede saber con precisión la forma en la que fue aceptada por los visitantes de la galería virtual.


En la exposición denominada “Ecuador por mis lentes”, que contó con el apoyo del Ministerio de Turismo, se propone una nueva forma de asistir a una exposición fotográfica sin salir de casa. La razón de esta modalidad es la pandemia generada por el COVID-19 que imposibilita las aglomeraciones en espacios públicos como museos. La exposición se dividió en tres secciones de acuerdo con las regiones del país; Costa, Andes y Galápagos. Fotos de volcanes, iguanas, playas y atardeceres fueron el destaque principal de la exposición. El objetivo de esta exposición es el dar a conocer a los hermosos rincones que pueden visitar en nuestro país. La modalidad de la animación cultural fue de educación del ocio, principalmente porque genera el desarrollo personal a sus visitantes. Por otro lado, la exhibición entra en la categoría de democracia cultural debido a que Daniela junto a un grupo designado por ella, tomaron la decisión con respecto a la temática del evento.



La razón por la que me enteré del evento fue porque la fotógrafa es mi mamá. Sin embargo, tuvo un lanzamiento en las redes sociales del Ministerio de turismo, contó con promoción en Instagram desde su cuenta personal y de diversas cuentas tales como SOMOS EC e Instaguayaquil. Un aspecto muy importante en una exposición fotográfica es la dimensión de las obras, siempre que voy a una me gusta ver las extensiones que eligen para cada foto o la calidad de impresión de esta. Mis fotografías favoritas son las de paisajes, como montañas y grandes lagos, porque puedo sentir la grandeza de la naturaleza y lo pequeña que soy en comparación con ello, categoría estética denominada como “lo sublime”. Así como poder disfrutar del ambiente compuesto por el fotógrafo en la galería. Estoy muy segura de que el fotógrafo piensa en todos estos aspectos y también en los que ni siquiera nos damos cuenta para hacer que nuestra experiencia estética sea inolvidable y crear este ambiente armonioso que quedará en nuestros recuerdos.


No obstante, al ver la exposición virtual todo fue diferente. Para empezar la entrada que por lo general es una gran puerta de un museo, se transformó en un enlace azul en la pantalla de mi celular. Lo que más apreciaba antes, era lo que menos tenía ahora. Las fotografías estaban espectaculares como era de esperarse, pero las emociones que generaban en mí no eran ni similares a las que tenía al ver la exposición de manera presencial. Adentro de la galería se podía “caminar” utilizando las flechas del teclado si estaban en una computadora o moviendo la pantalla si la veías desde tu celular. Tanto el piso como las paredes eran blancas y no me generaban ningún tipo de emoción. Las fotografías tenían dimensiones diferentes, pero en realidad no las tenían ya que todo era del tamaño de la pantalla de mi celular. Se me hacía imposible sentir esta sensación que tienes al pararte adelante de una fotografía que es mayor que ti y creo que esa es una de las mejores características de las exposiciones presenciales.


En definitiva, lo virtual nunca podrá igualar a lo presencial, el estar allí parado mientras te sientes tan pequeño en comparación a una fotografía que no es nada más que un pedazo de papel. Sin duda alguna, muchos pensarán lo mismo que yo, pero lamentablemente no tenemos más alternativas por la emergencia sanitaria y el estado de emergencia en que nos encontramos. Una opción tal vez un poco loca pero que sería muy interesante que hagan en futuras exposiciones, es el crear una galería con RV y de esta manera tal vez podremos mantener lo sublime. No obstante, por ahora la fría imagen proyectada desde una pantalla de 6 pulgadas deberán ser suficientes ya que no sabremos cuando podremos salir con normalidad o si tendremos una nueva “normalidad” impuesta en nuestras vidas.


Cristiane Guerrero Marques das Neves, estudiante de Comunicación Social en la UCSG. La crónica “¿La desaparición de lo sublime?” fue escrita para la cátedra de Animación Cultural II, tratando los temas culturales envueltos en la exposición virtual realizada por Daniela Marques das Neves sobre el Ecuador.


17 vistas

©Nosotros SomosEC S.A. marca con derechos reservados 2020

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round